Hay más huérfanos, no está sólo Batman