De niño uno creía muchas estupideces