Antes teníamos el estómago más profundo